Salud

Un esperanzador fármaco podría reducir las ganas de beber alcohol

Ver cómo se comporta una persona borracha puede resultarnos llamativo, o incluso gracioso: no coordina sus movimientos, suda sin control, se marea y dice cosas sin sentido.

Imaginemos esta situación cada día. Con problemas añadidos de concentración, atención y memoria. Sin ser capaz de parar de beber, a pesar de ser muy consciente de los síntomas que va a experimentar. Y que cada día se convierta en una lucha constante por conseguir beber alcohol. Pues esa es la vida de un alcohólico. Y no, no es nada divertido.

Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 280 millones de personas en el mundo sufren algún problema con el alcohol. 5% de todas las muertes se deben al consumo de esta sustancia, siendo Europa la región más perjudicada. Lo preocupante es que estas cifras no paran de subir, especialmente entre los más jóvenes, como consecuencia del conocido “botellón” o consumo por atracón.

Más allá de la adicción, beber alcohol aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades físicas y mentales, como ansiedad y depresión.

La pandemia por coronavirus supuso un desafío para todos nosotros, y no todas las personas hicieron frente a este virus y sus consecuencias de la misma manera. A algunos les dio por hornear pan, otros probaron a convertirse en los peluqueros de la familia y hubo también quien se refugió en el alcohol.

El miedo por lo que estaba ocurriendo, las dudas, la tristeza por no ver a familiares y amigos, tener más tiempo libre y realizar menos actividad física cambió la forma de beber alcohol.

Se bebió y se abusó más de esta sustancia. Y quienes tenían problemas con el alcohol con anterioridad vieron cómo se agravaba su situación.

Info: Agencias

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?