Internacionales

Justicia peruana ordena derribar un muro que separa a residencias de ricos y pobres

El conocido «muro de la vergüenza» que se erigió en Lima hace décadas, tiene sus días contados.

El Tribunal Constitucional de Perú ordenó derribar, en un lapso de 180 días, la pared que separa a los vecinos del privilegiado distrito de La Molina de quienes habitan las humildes casas ubicadas en el distrito de Villa María del Triunfo en la capital de Perú.

Gustavo Gutiérrez, magistrado del Tribunal Constitucional, afirmó que se trató de una decisión contra una acción discriminatoria.

«Es una violación a la libertad de tránsito. Un muro discriminatorio, porque divide a dos clases sociales y eso es inadmisible en una democracia contemporánea».

Sin embargo, aclaró que esta medida no significa que van a dejar margen para las invasiones. «Exhortamos a que se dicten leyes represivas al tráfico de terrenos y que en esos espacios públicos haya parques y espacios de recreación».

Cuatro años se estuvo a la espera de una decisión por parte del Tribunal Constitucional.

Diego Uceda Guerra, alcalde de La Molina, anunció que emprenderá acciones legales ante lo que califica como una «vulneración a la seguridad del distrito».

El muro, de unos 10 kilómetros de largo, tiene a un lado la exclusiva urbanización Las Casuarinas, con casas valoradas en $5 millones, y del otro las construcciones precarias de los habitantes de Pamplona Alto, entre otros asentamientos.

Su construcción se inició en los años 80 por decisión de los vecinos de La Molina para proteger su propiedad privada, durante la época del terrorismo y el avance de las invasiones.

Aun cuando el argumento del muro está relacionado con la inseguridad, los vecinos que están del otro lado consideran que se trata de una estructura que solo busca que la clase alta no se mezcle con la baja.

Info: BBC Mundo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?