Cultura

Justicia de Chile reabrirá el caso de la muerte del poeta Pablo Neruda

«La investigación no se encuentra agotada».

Con esas palabras la Corte de Apelaciones de Santiago ordenó este martes reabrir la investigación por la muerte del poeta chileno Pablo Neruda el 23 septiembre de 1973, 12 días después de que el golpe militar de Augusto Pinochet derrocara al gobierno socialista de Salvador Allende.

El mandato se produce meses después de que la jueza Paola Plaza cerrara el sumario del caso en septiembre de 2023, concluyendo que no había ningún hallazgo que rebatiera la causa de muerte por «caquexia cancerosa» por un «cáncer de próstata» con «metástasis» que se indica en su certificado de defunción.

Esta versión «oficial» sobre la muerte de Neruda permaneció indiscutida durante 38 años, pero en 2011 su chófer y asistente, Manuel Araya aseguró que el premio Nobel de Literatura había sido asesinado con una inyección letal en la clínica donde se encontraba internado.

La declaración dio lugar a una querella del Partido Comunista de Chile, donde Neruda militaba, y se abrió una investigación de 12 años que incluyó la exhumación de los restos del poeta en 2013.

Desde entonces se sucedieron años de declaraciones, estudios forenses y pesquisas judiciales que no han hecho sino alimentar los misterios que han rodeado a la muerte de uno de los escritores más reconocidos en Chile y América Latina.

Las nuevas diligencias denotan que el caso está lejos de acabar.

Entre la siete diligencias ordenadas por el Tribunal integrado por las ministras Maritza Villadangos y Elsa Barrientos y el abogado Jorge Gómez se encuentra «un nuevo peritaje caligráfico respecto del certificado de defunción que habría sido extendido por el Dr. Vargas Salazar».

En el certificado se menciona como causa la «caquexia cancerosa«, la cual médicamente significa una pérdida severa de peso corporal.

Sin embargo, el poeta pesaba más de 90 kilogramos al morir, lo cual sembró dudas entre especialistas y allegados.

Del mismo modo, el Tribunal ordenó una «metapericia» para revisar e interpretar los resultados de unos estudios de un equipo de forenses de las universidades de McMaster en Canadá y Copenhague en Dinamarca, quienes tras varias investigaciones concluyeron que el poeta no murió de cáncer y que encontraron Clostridium botulinum en uno de sus molares, una bacteria que puede producir toxinas peligrosas.

Los expertos no lograron determinar cómo llegó la sustancia a Neruda, pero no descartaron la presencia de «terceras partes» involucradas en su muerte.

Los instructores piden que la revisión de esos estudios sea realizada «únicamente por expertos propuestos» por las universidades de McMaster y Copenhague.

En esta línea, citaron a declarar judicialmente a Eduardo Adolfo Arriagada Rehren» sobre su trabajo de inteligencia en base al costridium botulinum y se le expongan los sucesos idénticos por los que fue condenado respecto de la víctima Archivaldo Morales Villanueva».

Morales Villanueva fue un locutor radial detenido, interrogado y torturado por funcionarios pinochetistas que finalmente murió después de que Arriagada le administrara una «inyección letal», en lo que fue considerado como «muerte en custodia».

Sobre Arriagada, el Tribunal también ordenó que se «realice un peritaje de regresión de edad a la época de 1973» y que se efectúe un «análisis policial» para ver si «existen similitudes» entre los hechos que originan la causa sobre Neruda y los que afectaron a Morales Villanueva.

Peter Kornbluh, Director del Proyecto de Documentación de Chile, también fue citado a declarar.

Info: BBC Mundo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?